Raíces 126 – Primavera de 2021 – Año XXXV

 

Sumario de este número

Carta del Director

Texto: Evelyn Lipmann se vacuna

 

Artes y Espectáculos

Ocho exposiciones en torno a Hannah Arendt / Santiago Raigorodsky

Madrid revivió a Bacon y lo reconcilió con Lucian Freud

Benjamin Lacombe: «‘Bambi’ es la historia de los apátridas»

Irving Penn: «Photographism» en Nueva York / S.R.

Tributo a la inteligencia y al humor / ‘Pretend It’s a City’ es la carta de amor a        Nueva York que nunca hemos necesitado menos

El ojo y la mirada

Mi amigo Osias Wilenski / Jacobo Kaufmann

A la busqueda de Norman Lebrecht / Arnoldo Liberman

El conflicto árabe-israelí contado a través de su expresión musical / Música árabe en Israel: de ‘música del enemigo’ a la popularidad

Las contrafusas y el escenario

 

Letras y Libros

El rey jázaro y el sabio judío. Midrash para Yehudá Haleví / Leah Bonnin

Clarice Lispector, 100 años de su nacimiento / Clarice Lispector: autora de la modernidad judía

La aventura de traducir «cosas distinguidas» (Salmo 87,3): los poetas judíos en la España del siglo xiii / María Condor Orduña

Cosas que deberíamos saber sobre Natalia Ginzburg: «Soy una ventana»

Pongan un nazi en su novela o el peligro de banalizar el Holocausto

Reseñas / A. Galindo Hervás - F. Moreno Claros - C. Giménez Lorenzo - M. Rebón - V. Fiszbein

Café Kafka

 

Argumentos y Ensayos

La rabina que cuenta historias

Albert Einstein: La humanidad como identidad judía  / Miguel Giménez Blunden

Cultura y barbarie en George Steiner / José Antonio Fernández López

 

Historia y Sociedad

Crimen y castigo. 75 años de los juicios de Núremberg / Carlos Roldán Larreta

Vida y teatro de los judíos en el báltico / Jacobo Kaufmann

Ahora que soy español / James Rhodes

Tragedia y muerte en la dinastía Rothschild

De lugares y tiempos

 

Miscelánea

Paquita Sitzer, la sobreviviente del holocausto que dejó su huella en el Valle de Arán

Las cosas que pasan

 

En Portada: Irving Penn, Sin título, 1987 (detalle). Tinta, acuarela y pigmento seco con goma arábiga sobre impresión de platino-paladio sobre papel. © Fundación Irving Penn.

RAÍCES último número publicado

€15.00Precio
  • Carta del Director

    El lugar: Cementerio de la Almudena de Madrid. La ocasión: homenaje a la División Azul, aquella pobre gente que Franco mandó a morir en Rusia para complacer a Hitler. Los asistentes: unos 300 neonazis, incluido un sacerdote católico de sotana preconciliar. La protagonista: una jovencita vestida de azul que se declaró fascista y repitió por dos veces: «El judío es el culpable». ¿Culpable de qué? ¿De la pandemia de covid 19? ¿De la tormenta Filomena? ¿De que nos gobiernen Pedro Sánchez y Pablo Iglesias? ¿De la debacle el Partido Popular en Cataluña? Da igual: el judío es el culpable y se acabó.

    Eran apenas un puñado, pero ya Ronald S. Lauder, presidente del Congreso Judío Mundial, nos recordó: «Que quede bien claro: los judíos son siempre las primeras víctimas del odio, pero nunca son las últimas». No se deben aceptar las muestras de intolerancia por marginales que parezcan.

    Y aquello ocurrió el 13 de febrero, a menos de dos semanas de la festividad de Purim, una celebración de la tolerancia y del triunfo del pueblo judío sobre quienes buscaban su exterminio. Contra una joven neonazi, otra joven judía: Ester, salvadora de su pueblo.

    Contra los que buscan la destrucción y la muerte, recordamos la alegría, cantamos, nos disfrazamos, bailamos, nos abrazamos y celebramos la vida.