Raíces 123  | Verano de 2020 | año XXXIV

 

Sumario de este número

 

Carta del Director

‘Los cuatro jinetes de la corona’, poesía de Angelina Muñiz-Huberman

 

Artes y Espectáculos

Jacques Lipchitz en Barcelona / Santiago Raigorodsky

Alex Katz llega al madrileño Museo Thyssen / R.

Hace 100 años nacían dos grandes creadores sudamericanos: Martin Blaszko y Fayga Ostrower / S. R.

Lee Krasner, en el Guggenheim Bilbao / S. R.

A propósito de ‘Unortodox’ / Ianai Silberstein

Las series se convierten al judaísmo

Retorno a Moriah. Kirk Douglas in memoriam / Carlos Roldán Larreta

El ojo y la mirada

Devastación y memoria / Arnoldo Liberman

A la búsqueda de la reparación musical / A. L.

Stephen Sondheim, el hombre que revolucionó el teatro musical

Las contrafusas y el escenario

 

Letras y Libros

El legado de los niños de la Shoá / Varda Fiszbein

Hanuš Hachenburg: ‘Justo al lado, nubecillas blancas’ /  Jirí Kasl

Midrash para Ibn Gabirol / Leah Bonnín

Reseñas / J. Abecasís

Café Kafka

 

Argumentos y Ensayos

Milton Steinberg. La anatomía de la fe: un compromiso vital / Miguel Giménez Blunden

Un recuerdo de Tony Judt

Cuando se desvanezca la peste surgirán nuevas posibilidades / David Grossman

El consuelo de la historia. Una lectura teológico-política del ‘Sefer ha-Qabbalah’ / José Antonio Fernández López

 

Historia y Sociedad

¿Existe un neoantisemitismo en Argentina? / Roberto Bosca

El último de su especie: el ‘árabe judío’ Albert Memmi

De lugares y tiempos

 

Miscelánea

A la búsqueda de Félix Salten o el puñetazo justiciero / A. L.

Las cosas que pasan

 

En Portada: Alex Katz junto a una de las obras que veremos en el Thyssen.

RAÍCES último número publicado

€15.00Precio
  • Carta del Director

    A los judíos, hace 1000 años nos masacraban los cruzados. En 1290 nos expulsaron de Inglaterra, en 1306 y 1394 de Francia, en 1391 y 1492 de España, en 1496 y 1506 de Portugal (masacre incluida en Lisboa), entre 1510 y 1614 de varias ciudades alemanas, en 1540 de Nápoles, en 1569 de los territorios papales... A los judíos de Fez, hace 550 años, se nos confinó en un mellah que cerraba sus puertas por la noche, e igual en Marrakech. A los judíos, hace 500 años nos perseguían por toda Europa y nos hacinaban en guetos insalubres. A los judíos de Rabat, Tetuán y otras ciudades, hace 200 años el sultán Suleimán nos obligó a mudarnos a mellahs amurallados. A los judíos, hace menos de 200 años, en los Estados Papales de Italia nos secuestraban los hijos para bautizarlos y no los veíamos más. Los judíos, hace 150 años soportamos por lo menos seis persecuciones por libelo de sangre en el Imperio Otomano. A los judíos, hasta hace 100 años, en el Imperio Ruso nos confinaban a zonas de asentamiento forzoso y nos prohibían vivir en las ciudades. A los judíos, hace 110 años y hace 100, nos masacraban en pogromos en Buenos Aires. A los judíos, hace poco más de 100 años, nos mataban en pogromos en Besarabia, Odesa y Bialistok. A los judíos, hace menos de 80 años nos encerraban en guetos, en campos de concentración y nos masacraban por millones en toda Europa en campos de exterminio. A los judíos, hace 75 años nos mataban en pogromos en Kielce (Polonia) y en Trípoli (Libia). A los judíos que sobrevivimos a la Shoá, hace 75 años, los ingleses nos internaron en campos de Chipre para que no llegáramos a Israel. A los judíos en los países árabes, hace 70 años comenzaron a expulsarnos y confiscaron nuestros bienes, reduciéndonos de más de 800.000 en 1948 a aproximadamente 16.000 en 1991...

    A los judíos, hace unos meses, solo nos pidieron quedarnos en casa para no enfermar y causar nuestra muerte o las de los demás (poca cosa, pues pudimos salir diariamente al correo, a comprar el pan, a la farmacia, al supermercado, a pasear a nuestras mascotas…). Cumplimos así con dos mandamientos: elegimos la vida y decidimos no matar.

    Pero los judíos, hace pocas semanas, en las manifestaciones antigubernamentales volvimos a oír el viejo grito de «¡perro judío!» que creíamos olvidado. ¿Es que mil años de persecuciones no han servido para nada?

© 2020 by Sefarad Editores

All rights reserved.