Raíces 128 – Otoño de 2021 – Año XXXV

 

Sumario de este número

Carta del Director

‘Los cabalistas’, una poesía de Angelina muñiz-Huberman

 

Artes y Espectáculos

La combativa Ida Applebroog en el Reina Sofía / Santiago Raigorodsky

Cincuenta retratos contemporáneos de sobrevivientes del Holocausto

Gisèle Freund y el mundo hispánico

Los jardines de Lauren Fensterstock, en Nueva York / S.R.

Fotografías del Raval: «Margaret Michaelis. Cinc dies pel barri Xino» / S.R.

Exposición en el MAHJ de París: «Hersh Fenster y el ‘shtetl’ perdido de Montparnasse»

Lázsló Moholy-Nagy: reconsiderar el mundo a través del arte

El ojo y la mirada

Shostakovich y lo judío como arma de lucha en el imperio del terror / Arnoldo Liberman

Una década sin ella: Amy Winehouse y el camino del desastre

Las contrafusas y el escenario

 

Letras y Libros

Hasday ibn Shaprut. El primer nombre de oro  / Leah Bonnin

Manea para Celan. El eco del fantasma, la respuesta de la nada

Por qué había más judíos que cristianos en el ‘paraíso’ de Dante (y ningún judío en su ‘infierno’)

Reseñas / M. Lockshin / T. Koch

Café Kafka

 

Páginas Centrales

A 140 años de la primera Aliá

Sin nostalgias, sin erótica, sin desprecio / Ariel Schiller

 

Argumentos y Ensayos

La próxima vez / Etgar Keret

Los judíos conversos usurparon apellidos de nobles para escapar de la Inquisición

El traductor que convirtió Sefarad en España / Antonio Pita

Bordados en el Telar del Tiempo / Diana Sperling

 

Historia y Sociedad

El asentamiento de los sefardíes en Túnez / Badra El Fassi

Vida y teatro de los judíos en los Países Bajos [I] / Jacobo Kaufmann

Contribución de Juan Muñoz y Peralta y otros médicos criptojudíos  / Guillermo Olagüe de Ros

José Chapiro, un refugiado del nazismo en España / Jacobo Israel Garzón

De lugares y tiempos

 

Miscelánea

España prometió la ciudadanía a los judíos sefardíes. Ahora se sienten traicionados

Las cosas que pasan

 

En Portada: Pintura de Jules Pascin, seudónimo de Julius Mordecai Pincas (Vidin, Principado de Bulgaria, 1885–París, Francia, 1930), de l’École de Paris.

RAÍCES último número publicado

€15.00Precio
  • Carta del Director

    Dedicamos las Páginas Centrales de este número a los 140 años cumplidos por la Primera Aliá, un movimiento migratorio que llevó a la Siria otomana a decenas de miles de emigrantes judíos de Europa Oriental. Fue probablemente el mayor desplazamiento de refugiados europeos de aquel siglo, procedentes del Imperio ruso (los actuales territorios de Rusia, Bielorrusia, Ucrania, Lituania y Moldavia).

    El 26 de abril de 1881, en la ciudad de Kiev había tenido lugar el que fue considerado el peor pogromo de ese año, y también ocurrieron otros en las gobernaciones de Podolie, Volyn, Jernigov, Yekaterinoslav, y otras. Como respuesta, entre 1881/82 y 1903 tuvo lugar la emigración a gran escala, unos 60.000, aunque muchos volverían a sus países o emigrarían a otros, principalmente a Estados Unidos, Argentina y Sudáfrica, quedando 30.000 en la Tierra de Israel.  La mayoría de los olim (inmigrantes) pertenecían a los movimientos Hovevei Zion (Amantes de Sión) y Bilu, que se habían organizado en sus países de origen para comprar tierras en Palestina en la que fundar asentamientos agrícolas. Entre las 25 ciudades y asentamientos que estos inmigrantes establecieron se encuentran Petaj Tikva (1878), Rishon LeZion, Rosh Piná y Zikhron Ya'aqov. Hubo un menor número de emigrantes del Yemen que se establecieron y crearon un nuevo suburbio de Jerusalén, en las laderas del monte de los Olivos.

    Los recién llegados afrontaron condiciones extremadamente difíciles: la actitud de la administración otomana era hostil y opresiva; las comunicaciones y el transporte eran rudimentarios e inseguros; los pantanos estaban infectados por la mortal malaria; y el suelo en sí sufría por siglos de abandono y negligencia. Sin embargo la economía agrícola de esta empobrecida provincia otomana aumentó un 60 % debido a la inmigración judía.